REFLEXIONES 2022: Espacio liminal en las tierras del sur

Llevar a nueve chicas sedientas de olas en un viaje de surf al sur de Costa Rica a finales de febrero es un acto riesgoso.

Necesitaríamos un oleaje del sur fuera de temporada para activar la segunda ola de izquierda más larga del mundo, uno de nuestros hogares favoritos lejos del hogar. Pero con el comienzo de la temporada de oleaje del sur todavía a un mes de distancia, las probabilidades no estaban exactamente a nuestro favor.

A medida que se acercaba el viaje, el informe de olas parecía poco prometedor, pero no imposible de surfear. Y como nuestra peregrinación anual a las tierras del sur se había convertido en una nueva tradición Dkoko, Siempre Domingo, nuestra bien llamada villa de cuatro habitaciones con vista al mar, ya había sido reservada para nosotras con meses de anticipación.

Riesgoso, sí.

¿Valía la pena cancelar y no disfrutar de nuestro retiro anual de surf en el paraíso de la jungla? Absolutamente no.

Con la confluencia de los horarios de los concursos internacionales de surf, las responsabilidades empresariales, la maternidad y el flujo y reflujo de nuestras vidas cotidianas como mujeres surfistas, fue un verdadero milagro que todas pudiéramos hacer el viaje.

Como de costumbre, atamos una docena de tablas en el techo, metimos al estilo Tetris nuestras maletas en la cajuela, subimos un par de Jack Russell, un Bulldog francés y mi Rottweiler Pitbull en dos SUV y salimos a las 4:00 am, listas para el viaje de cinco horas. Era reggaeton y vapeo para las chicas sin hijos en un auto; indie rock y meriendas sin azúcar para las mamás en el otro: una en servicio activo con su hijo de tres años dormido en su asiento, dos más en hiato de sus familias; y yo, en algún punto intermedio, con mi perra de regazos de 80 libras acurrucada en la parte de atrás, rezando por olas al final del camino.

Viaje de surf de chicas en Casa Domingo Pavones Costa Rica

Las chicas Dkoko en Casa Domingo Pavones Costa Rica

El autor de surf, el Dr. Thad Ziolkowski, escribe: “La orilla del océano es el equivalente geográfico del amanecer o el anochecer, del modo de conciencia de transición entre la vigilia y el sueño, un estado intermundial en el que el espíritu se suelta silenciosamente de sus amarras y se deja a la deriva. Los bordes se desdibujan, las identidades se vuelven inciertas, cambiantes, sujetas a cambios y transformaciones. Surgen nuevos pensamientos, se contemplan cambios de rumbo en la vida…. Todo tipo de crisis, ya sea planetaria o personal, crea zonas liminales a medida que nos empujan al borde. El borde es un umbral, una encrucijada”.

Como mujer que navega por múltiples crisis, tanto planetarias como personales, me veo a mí misma negociando estas zonas liminales de cambio. Por un lado viven los días despreocupados de mis años de juventud que pasé viajando y surfeando por el mundo, coleccionando amantes imposibles como cicatrices de arrecifes en el corazón, los pies cansados por la pisada. Y por otro lado, la angustia existencial que ahora surge de mi historia como mujer soltera de treinta y algo considerando lo que sigue: ¿una carrera estable cuando finalmente termine mi doctorado? ¿La probabilidad de la maternidad? ¿Un hogar al que llamar mío? En esta encrucijada de identidad, estoy lo suficientemente contenta en el asiento trasero de la aventura de hoy, con mi cachorra gigante tendida entre mis piernas. Pero ¿cuándo será el momento de tomar el volante y conducir? ¿Qué de mi mundo de sirenas ya no cabrá más allá del umbral de estas preguntas? ¿Estoy dispuesta a dejar que esas piezas de mi historia se desvanezcan?

No lo llaman Reflexiones 2022 por nada.

Afortunadamente, por la naturaleza misma de nuestra obsesión por surfear olas y las interminables horas que pasamos jugando de sirenas en el mar, las surfistas conocemos la liminalidad (la vida vivida en el umbral) mejor que la mayoría. Existimos en las costas, sujetas a los caprichos energéticos del océano, cómodas con el caos y las incertidumbres de los patrones climáticos, las direcciones del oleaje, las condiciones de la superficie, las geografías cambiantes del lecho marino. Suspendidas en esta liminalidad, los brotes de actividad acentúan los estados constantes de inercia a los que nos hemos acostumbrado en nuestra búsqueda diaria de trascendencia, flujo, comunión, conexión, autodominio. Y como mujeres surfistas, estableciendo nuestro lugar en el vasto mar de un deporte, una industria y un estilo de vida aún muy dominados por los hombres, la naturaleza de nuestra liminalidad es a menudo tanto una estrategia de supervivencia como una calidad de super heroína bien perfeccionada.

Adri al amanecer en Pavones y Yor surfeando en Punta Banco Costa Rica

Giada surfeando Pavones y las chicas en la piscina después de la sesión de surf

Una pensaría que la histórica convergencia de nueve mujeres surfistas en una sesión de fotos de bikini de un fin de semana largo en la jungla (dos de veinte y tantos años, algunas con treinta y tantos y algunas de nosotras que ahora rondamos los cuarenta) podría leer más como una comedia de situación de hermandad intergeneracional que una versión surfista del penthouse de Playboy

Por suerte para nosotras, tampoco lo fue ni el uno ni el otro.

De hecho, donde la competencia feroz entre mujeres y la cosificación sexualizada de nuestros cuerpos normalmente están condicionadas en la cultura moderna del surf, este viaje fue todo menos eso.

Al contrario, nuestra historia habla de soleadas sesiones de surf en la playa bordeada de palmeras, entrenamientos grupales improvisados, fiestas de baile por la piscina, meandros del arrecife en marea baja, vibrantes comidas caseras compartidas y acompañadas por historias familiares y lecciones aprendidas de nuestras relaciones pasadas, que reflejan tanto las diferencias en las muchas alegrías que hemos vivido como las similitudes en los desafíos que hemos enfrentado como chicas surfistas creciendo en nuestros distintos rincones del mundo.

Lo que le faltaba al oleaje en brillo a medida que avanzaba el fin de semana, las dulces vibraciones de la jungla no decepcionaron. Lluvias tempranas, atardeceres brillantes, baños refrescantes en el río, manzanas de agua e ilang ilang silvestre colgando de los árboles que bordeaban el camino. Entre sesiones de fotos, Siempre Domingo se prestó para relajarse en el salón, yoga a la par de la piscina, y siestas en la hamaca. Las mamás recordaron cómo se sentía tener tiempo libre para ellas mismas. Las más jóvenes tomaron Corona con limón y nos recordaron al resto de nosotras que no éramos demasiado viejas para pasarla bien. Intenté, en vano, evitar que mi bestia se comiera un terrier mientras escribía mis duras reflexiones en una sumisión temporal.

Mientras tanto, la colección de trajes de baño sostenibles - Reflexiones 2022 - fue la estrella de nuestro espectáculo de retiro de surf. Pasando nuestros dedos a través de azules brillantes y celestes, naranja quemada, verde sutil de espuma de mar, rojo cereza y negro clásico, disfrutamos de la belleza de colores análogos, diseños de corte retro, las telas de nailon regenerado más suaves con brillo iridiscente y texturas que no podíamos quitarnos las manos de encima. Bikinis de hilo en nalguitas besadas por el sol. Bottoms elegantes de talle alto con una cobertura más conservadora. Tops deportivos, detalles metálicos, trajes de manga completa para esas soleadas sesiones de surf cuando nos toca la marea del mediodía. Trajes enteros de pierna alta recién salidos del escenario de Baywatch cerca 1989.

En nuestro retiro en la jungla del sur, éramos nueve mujeres con diferentes cuerpos y preferencias de estilo, de varios continentes, orígenes diversos y distintas vidas cotidianas, maravillándonos de la forma en que la colección Reflexiones tenía algo para todas.

Porque no hay una sola forma de ser mujer surfeando las olas de este mundo salvaje.

Entrenamiento en Casa Siempre Domingo y la playa al atardecer

Antes y después del surf en Pavones Costa Rica

Si el rechazo a los confines sociales se encuentra en alguna parte de la cultura moderna del surf, las mujeres surfistas están en el epicentro, haciendo olas significativas: organizando redes de activistas interseccionales, luchando por la igualdad salarial en la World Surf League, liderando campañas para una representación diversa en los medios, creando marcas de trajes de baño sostenibles y apoyándose mutuamente en la hermandad amante del mar. Donde la “competencia” moderna enfrenta a las mujeres unas contra otras en el mundo del surf y más allá, un modo diferente de hermandad ahora ocupa el espacio liminal de un colectivo de surf femenino global y emergente, que se remonta a las raíces latinas de la palabra – competere: esforzarse hacia o a través de algo, juntas.

Erudita de estudios de surf, la Dra. Krista Comer, lo llama localismo femenino o un movimiento surfeminista global. También podemos llamarlo, simplemente, hermandad de mar. Si bien las olas podrían haber dejado mucho que desear en cuanto a nuestra sed compartida de surf, nuestro viaje Dkoko a las tierras del sur, en honor a la colección de trajes de baño sostenibles Reflexiones 2022, no fue ninguna excepción a esta nueva regla.

Y aunque las preguntas profundas de la vida aún se arremolinan en mi cabeza mucho más allá del largo viaje a casa, todavía no hay ningún lugar en el que prefiera estar que aquí, entre mujeres inspiradoras, surfeando este mundo una ola a la vez.

Las chicas brincando en la piscina en Pavones Costa Rica

Historia escrita por by Tara Ruttenberg

Fotografías por Monica Procter. Video por Matteo Cossovich.

Locación: Casa Domingo, Pavones, Costa Rica. 

Chicas: Adriana Masís, Giada Legati, Emily Gussoni, Yorgina Ureña, Rachel Feeney, Tara Ruttenberg, Jennifer Saunders, Veronica Wessel and Michelle Rodríguez.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados.